crema boxeo

Golpe arriba golpe abajo, el boxeo es un deporte que exige el máximo rendimiento en cada asalto. Si fallas una vez, pierdes el combate. Y aunque no se tenga la meta de competir, como hace mucha gente, los entrenamientos por sí solos ya son un reto.

La condición física de los boxeadores es excelente. Suelen ser muy meticulosos y cuidan cada detalle. Por eso, llegan a utilizar cremas efecto calor para el precalentamiento muscular. De esta forma, preparan sus músculos a conciencia para explotar todo su potencial en el entrenamiento de boxeo.

La crema Sloan, que contiene capsicina, mentol y alcanfor, genera un efecto calor que dilata los vasos y capilares mejorando la circulación sanguínea. En épocas de mucho volumen o intensidad de entrenamiento, cuando el cuerpo está como un palo, esa sensación de calor se convierte en alivio y permite seguir con la rutina de ejercicio. Además, como los músculos han tenido un buen retorno venoso durante la actividad, se estará más descansado al acabar y se recuperará mejor.

Una de las cosas que se les suele olvidar a los amateurs es el entrenamiento invisible. Este concepto se refiere a todo aquello que se hace para mejorar como deportista y que se hace fuera del entrenamiento habitual. Aquí entraría el descanso, la alimentación, la higiene postural, la preparación psicológica…

Es lo que suele marcar la diferencia entre los deportistas que van progresando y cumpliendo objetivos y los que fracasan.  No vale de nada golpear el saco de boxeo como Mike Tyson si luego se echa todo el trabajo por la borda por no prestar atención al entrenamiento invisible.

Algunas veces, los pequeños dolores que se sienten después de un actividad intensa son sobrecargas musculares que podrían desaparecer usando una crema efecto calor y dando un leve masaje en la zona. Algunos creen que es algo que hay soportar y punto. Pero no es así.

Los ingredientes naturales de la crema Sloan son grandes aliados de los deportistas. La capsicina, aparte de dar calor, es un potente agente inhibidor del dolor que se usa desde hace mucho en la medicina tradicional y alternativa. El mentol no solo despeja el pecho cuando se está malo, sino que también ayuda a tonificar los músculos, los relaja y evita espasmos. Y la otra arma contra lesiones musculares es el alcanfor. Ayuda a drenar los músculos, los desinflama, y tiene propiedades antisépticas.