Si estás en el ajo, ya le conoces. Y si no, sal de esa cueva en la que has estado oculto durante años, porque  Carlos Demattey, alias Strongman Tarrako, es la leyenda del powelifting más conocida del país. En su canal de Youtube tiene más de 160.000 suscriptores, los suficientes como para invadir un país pequeño. Hay tortazos para poder entrenar en su gimnasio, en el que ha puesto un límite de 100 personas.

Antes de los 16 años ya entrenaba fisioculturismo y strongman, deportes que le siguen apasionando y también practica, y después se pasó al powerlifting. Aquí es el rey: ha conseguido catorce campeonatos de España, a los que hay que añadir en su palmarés dos victorias en el Arnold Classic. Pocas cosas le gustan más que los deportes de fuerza. Para él, representan una lucha contra el peso, la gravedad y contra sí mismo.

Con aproximadamente 1,79 de estatura y 125 kilos, ha sido capaz de levantar 330 Kg en sentadilla, 230 en press de banca con parada y más de 365 en peso muerto. En total, 925 Kg. ¡Una barbaridad! Estas cifras son fruto del trabajo diario. Hace una doble sesión de entrenamiento seis días a la semana, mañana y tarde. Es tan disciplinado como un atleta olímpico.

Cuando no está muy motivado, echa un ojo a sus redes sociales. Las expectativas que pone la gente sobre él son su gasolina. Igual que las ganas que tienen algunos de que fracase. En vez de venirse abajo, Strongman Tarrako se crece y entrena aún más duro.

A pesar de ser un icono de las redes sociales, está en contra del postureo. Una de sus máximas es no venderse ante nadie. Sin cortarse, es de los que afirma que ha rechazado importantes sumas de dinero para lograr mantener su independencia. Una prueba de ello es su gimnasio, un templo para los deportistas de fuerza. En lugar de buscar un perfil más comercial –y rentable-, ha optado por tener las mejores instalaciones para los verdaderos apasionados del strongman y tratar a cada uno de ellos como si fuese un familiar.

Con estudios de educación física y fisioterapia, sumados a su experiencia, es una voz autorizada para hablar de los deportes de fuerza. Ahí va uno de sus consejos más célebres: sin trabajo no hay nada que hacer. Para lograr levantar neumáticos de camión como hace él, se necesitan años de trabajo diario. Nadie se convierte en una leyenda en un par de días.